Dentro de un tiempo tan turbulento como el de la pandemia, para nosotros fue un placer y una bendición poder disfrutar de la magia del carnaval desde otro punto de vista: el del artesano. No habrá sido un carnaval per se, pero sí fue una tarde llena de colores, música e historia y, como siempre, fue un momento para reconectar con nuestra cultura.

¿Quieres ver más?

Al inscribirte podrás ver las publicaciones completas y recibirás las más recientes a tu correo electrónico

Inscribirme Si ya eres miembro... Iniciar sesión
Te has suscrito exitosamente a Obras del País
¡Bienvenido de vuelta! Entratraste a tu cuenta.
¡Genial! Te inscribiste exitosamente.
El enlace expiró
¡Perfecto! Busca el enlace en tu correo electrónico para comenzar.